APADAN (Asociación Protectora de Animales)
HORARIO DEL REFUGIO

Sábados y domingos de 10 a 14 h (visitas y adopciones).
El refugio está  Culleredo - A Coruña (España).
Email: info@apadan.org

APADAN (Asociación Protectora de Animales)
HAZTE SOCIO
Con una aportación de 6 € al mes ayudarás en el mantenimiento y cuidado de más de 200 perros abandonados al año. También puedes ayudarnos haciendo donativos de manera puntual. Cuenta: ES92 2080 5219 133040001038
ROUSE (2011)
in
Sexo: 
Hembra
Edad: 
Adulto
Tamaño: 
Pequeño
Esterilizado: 
Apadrinado: 
No
En Acogida: 
No
En Adopción: 
No

Rouse es una más de esas heroínas que, sufriendo el abandono de algún cazador, sacó adelante a su camada en el monte como una campeona. Algunos de sus hijos continúan unidos a Apadan, como es el caso de Suomi, un amigo que no se olvida de nosotros, o Harpo, el cachorro eterno, el último de la camada en ser adoptado... ellos nos ayudarán a mantener fresco el recuerdo de su madre.    

Rouse era una perra increíble, en los paseos te miraba con carita de "te prometo que me voy a portar bien", y cuando te convencía con su mirada de que le soltases la correa, echaba a correr hacia el monte seguida de sus inseparables compañeras de andanzas, Cruz y Trish. Juntas corrían, jugaban y descansaban agotadas entre la hierba húmeda del invierno o panza arriba tostándose al sol del verano.
Cuando volvía de su aventura, entraba en el refugio mirándote con cara de complicidad, agradeciéndote con la mirada  que la hubieses dejado libre para correr y husmear a sus anchas. Así es como Rouse se mantenía en buena forma y a todos nos hacía mucha gracia verla correr con ese cuerpo atlético y musculoso.
Además de ser la mayor "escapista" del refugio, Rouse era una perrita muy cariñosa, le encantaba subir sus patitas encima del que se pusiese a su altura para que le hiciesen una caricia.

Un día al llegar al refugio Rouse nos sorprendió por su respiración fatigada y su paso lento, el veterinario diagnosticó una patología de corazón importante, y el 26 de julio de 2011 cuando llegamos por la mañana la encontramos dormidita en su cuna, su corazón se había cansado de tanto correr y se había dormido para siempre.